Eres fan de la Ficción Especulativa y puede que no lo sepas

La literatura está llena de cajitas, dentro de cajitas, dentro de cajitas, etiquetadas con los nombres de géneros y subgéneros literarios. Cada generación de escritores busca su propio camino matizando, huyendo de o destruyendo los caminos de la generación anterior. Lo que está bien, el cuestionamiento nos hace avanzar, pero a veces la cosa se puede volver un poco confusa. Añadamos a eso que muchos movimientos literarios propios de un país cambian ligeramente al emigrar, que además una vez asentado se pueden desarrollar hasta ser otra cosa completamente diferente y acabarás deseando que esas cajitas contengan ibuprofeno.

Hace unas semanas estaba yo siguiendo el Celsius 232 por las redes, porque vivo dramáticamente lejos de Avilés, cuando me topé con un artículo sobre el “Hopepunk” que me dejó bastante fuera de sitio (el concepto, no el artículo). Era un planteamiento que no se me había ocurrido y además tampoco conocía el subgénero al que viene a oponerse, el “Grimdark”. Échale un ojo al artículo si andas tan perdido como yo. En definitiva, los dos conceptos vendrían a ser subgéneros fantásticos y por tanto subgéneros de lo que conocemos como Literatura de Género.

Imagen de una tienda online en la que se ve una camisa blanca con la frase "Grimdark is dead, long live Hopepunk" impresa
¡Pero si hay hasta merchandising! Y yo viviendo en mi mundo de ficción especulativa…

Hay quien considera que las etiquetas son una invento horrible que reducen una cosa a su aspecto más llamativo, ignorando los matices, pero lo cierto es que son útiles. Y bien utilizadas ayudan a comprender y visibilizar. Y llegamos al quid de la cuestión, que es la conveniencia o no de la etiqueta de “Literatura de Género” frente a la de “Ficción Especulativa”, para englobar al terror, la fantasía y la ciencia ficción.

Yo soy más de la segunda, no voy a esconder mis cartas. Literatura de Género es objetivamente inexacta, toda la literatura tiene un género: histórica, de terror, romántica, juvenil, novela negra, etc… son “géneros” igual que la cifi, el terror y la fantasía. Además es confusa, a estas alturas de la película cuando la lucha feminista va cogiendo (por fin) carrerilla el concepto está demasiado cerca de los estudios de género y su literatura afín. Y sobre todo me molesta cómo a lo largo de años, al menos en nuestro país, se ha intentado usar Literatura de Género de manera despectiva. Como si los géneros no realistas fueran menos válidos que el resto.

También hay un montón de consideraciones semánticas, sobre de dónde viene el término y la diferencia entre su uso en el mundo anglosajón y el hispanohablante. Pero ahí no voy a entrar. Por lo que a mí respecta me limitaré a sacudir la cabeza y mascullar: “Todo mal”. Ya lo miráis en la Wikipedia o me dais la brasa para que haga otro artículo, porque si me enredo con eso no vamos a avanzar.

El concepto de Ficción Especulativa por otro lado tiene sus luces y sus sombras. Para empezar es un término muy poco sexy, no se usa demasiado y suena estirado. Aunque en realidad es mucho más ajustado y tiene presencia. Tanta, que hasta podrías mantener un duelo de miradas con un escritor de ensayo sociológico diciéndole que tú escribes Ficción Especulativa.

Pero su principal problema es que es uno de esos conceptos que ha variado bastante con el paso del tiempo y los países por los que ha corrido. Así podemos encontrar tres definiciones principales:

  • Una describe un subgénero literario, vinculado en la actualidad a la Ciencia Ficción, que hace propuestas a partir de nuestra realidad para plantear hipótesis y desarrollar historias a partir de ellas. Que plantea especulaciones y las desarrolla, vaya. Aquí estarían incluidas las distopías y las ucronías. Margaret Atwood (autora de El Cuento de la Criada) se ha reivindicado muchas veces en esta definición, asumiendo la Ficción Especulativa como “Ciencia Ficción sin marcianos, sobre cosas que podrían pasar”. Con base en esta definición los chicos de Editorial Cerbero tienen en marcha un concurso bienal de relatos muy, muy interesante.
Sobre un fondo de ladrillos hay una forma de mujer de espaldas. Lleva una túnica roja y una capucha blanca. A través de la túnica se transparentan unas flores que le crecen en la espalda.
Esta es una de las portadas de la novela de Atwood. La novela ha sido reeditada hasta saciedad, con una atención muy especial a las portadas. Las hay alucinantes.
  • Otra es un simple sinónimo de “Ciencia Ficción”, pero que a la vez es un antónimo. Casi desde que apareció el concepto de Ciencia Ficción a principios del siglo XX un puñado de autores ingleses se empecinaron en que no tenía sentido, ya que las dos palabras eran excluyentes: si era “ciencia” no podía ser ficticia y si era “ficción” no podía ser científica. Así que decidieron buscar una alternativa y acabaron llamando a todo el género Ficción Especulativa… y se quedaron tan anchos. Menudos son los ingleses. Con este espíritu me he encontrado a algunos autores que usan Ficción Especulativa para darse aires y no decir que escriben sobre naves y planetas imposibles. Pero bueno, los queremos igualmente.
  • Y la última es la más cercana en el tiempo, más amplia y la más extendida. Define la Ficción Especulativa como el género diametralmente opuesto al Realismo. Si la historia incluye algún elemento fantástico, si sucede en un mundo diferente al nuestro, si altera los hechos históricos, si se apoya en planteamientos científicos no comprobados es Ficción Especulativa. Por lo que que abarca casi toda la literatura de terror, fantasía y ciencia ficción.

Si nos ponemos tiquismiquis esta última definición excluiría a las obras de terror psicológico que no incluyeran ningún elemento sobrenatural o las de ciencia ficción dura que sólo utilizaran en la narración trabajos científicos comprobados. Así que de alguna forma sería menos adecuada para algunas cosas que la Literatura de Género. Pero las excepciones son tan pocas y tan rebuscadas que a mí no me van a convencer. Yo soy escritor de Ficción Especulativa.

Si os habéis quedado con ganas de datos hay una entrada de Oxford Research Encyclopedia of Literature muy completa (e igual de densa) y la bloguera americana Annie Neugebauer tiene una entrada en su blog con diagramas y todo, una fantasía. De hecho el diagrama te lo dejo por aquí, porque me parece una chulada. Fíjate como dónde se cruzan los diferentes «campos» se forman áreas de diferente color. Esas áreas serían subgéneros relacionados con los campos mayores. Por ejemplo, esa fracción verde claro, que quedaría al solapar «Historical» con «Speculative» serían las ucronías o la ficción histórica.

Es un diagrama de campos en el que se muestra las interacciones entre los diferentes géneros que abarcan la Ficción Especulativa.
En su blog, Annie explica muy bien el diagrama… que a mi no deja de parecerme un retrato pop de Yog-Sothoth

Y tú, ¿cómo lo ves? ¿Conocías el concepto? ¿Ya eras fan de la Ficción Especulativa? ¿O eres más de Literatura de Género?


  • La camisa de la fotografía y hasta un reloj de cocina con el mismo diseño, la puedes encontrar en Redbubble.
  • La portada de «The Handmaid’s Tale» (El cuento de la Criada) pertenece a su editorial.
  • Si te ha gustado el artículo echa un vistazo al resto del blog. En el menú lateral puedes encontrar el enlace a las categorías del blog. ¡Seguro que encuentras más cosas interesantes!
  • Y si quieres saber más cosas sobre lo que escribo en general y este blog en particular puedes suscríbete a mí lista de correo, con el formulario que tienes aquí debajo. Te informaré regularmente de lo que publique y de los planes que tengo. Además, habrá promociones y regalos exclusivos para mis suscriptores 😉

 

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo?




¿Te gustó? ¡Compártelo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

2 comentarios sobre “Eres fan de la Ficción Especulativa y puede que no lo sepas

  1. Pues yo era de las que si oía «Ficción especulativa» pensaba automáticamente en Ciencia ficción y nada más, pero leyendo tu entrada y observando el gráfico comienzo a plantearme cosas muy interesantes. Esto de las etiquetas es lo de siempre, tiene sus claroscuros; si se usan para facilitarte encontrar lo que buscas son geniales, en cambio, si es para segregar, separar o menospreciar, su primera y pura intención se degrada y devalúa. Que coste que yo estoy más a favor que en contra de ellas.

    Qué bueno que volviste.
    Un abrazo.

    1. ¡Bienvenida a mi nuevo hogar, Patricia!
      Sí, a mi me pasaba igual con las Distopías. Hasta que me puse hacer la investigación para el blog para mi «Ficción Especulativa» era exclusivamente el género de 1984, Un Mundo Feliz, El cuento de la criada, etc… Y sí, estoy de acuerdo contigo. Lo de las etiquetas mal llevado (sobretodo fuera del terrero literario) da como para hacer mucho daño. Pero son herramientas, al final que hagan bien o mal depende más de quién y cómo las use que de ellas mismas 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *