Reseña: “Bienvenidos al Bizarro”

Teniendo en cuenta el nombre de la antología imagino que habría que hacer una presentación del género, tal como hace Hugo Camacho (traductor y director de Orciny Press) en la introducción del libro. Pero como la antología ya tiene un tiempo y pronto tendrás por aquí una entrada completa al respecto voy a explicar lo básico, y dejar que las reseñas de los relatos hagan el resto.

El Bizarro, como género, se basa en sorprender y entretener. Se basa en más cosas (cosas buenas, cosas oscuras y reptantes) pero en lo básico, lo que pretenden los escritores bizarros es sacudir las expectativas del lector y darle una buena ración de material para sus pesadillas o sueños húmedos, allá cada cual. Se podría decir que el pecado capital de cualquiera de ellos sería dejar al lector indiferente, así que para asegurarse de que eso no suceda el género está plagado de las ideas más peregrinas y las situaciones más rocambolescas que nadie podría imaginar. Además, con un insano gusto por lo carnal, en el sentido más amplio de la palabra.

Una mujer con piel escamosa, tres pechos, cuatro ojos, lengua bífida, cola de caballo y aletas en lugar de orejas, se agarra a una barra de striptease mirando al lector. Sobre fondo negro el título está escrito a modo de letras de neón.

Los relatos de la recopilación puede que no sean para todo el mundo. Avisados quedan los lectores de sentidos delicados y estómago ligero. Pero tampoco es que haya un gusto por la casquería sin más, el mejor Bizarro tiene una vocación de sátira encomiable. Esas parodias retorcidas hacen pensar, es ficción especulativa de la que nos obligan a comparar la realidad leída con la realidad que nos rodea. Y todo con un espíritu ingenuo y sádico a partes iguales. Para mí, todo un hallazgo.

Entrando en materia, es curioso que se llame Bienvenidos al Bizarro cuando es el cuarto tomo de la colección de Orciny dedicada al género. Precedido por Fantasma (Laura Lee Bahr), La Casa de las Arenas Movedizas (Carlton Mellick III, al que le tengo muchas ganas. Al libro, no a él) y Ciudad Revientacráneos (Jeremy Roberto Johnson). Pero tampoco nos vamos a poner picajosos, que estamos entre amigos. La antología tiene once relatos y como en todas las antologías los hay mejores y peores (en mi opinión con una clara ventaja de los primeros), donde la mayoría de los relatos están muy bien ejecutados.

Entre los que más me han gustado está el que abre la colección: La liga de los Céroes”(Jeremy Roberto Johnson), una sátira diabólica sobre los realitis y los valores de nuestra sociedad, en la que el protagonista está dispuesto a hacerse una serie de modificaciones corporales extremas (¿extirparse los iris? Wtf!) para entrar en el selecto grupo que da nombre al relato. Otro de mis favoritos es Un millón de maneras de hacer lo correcto (Matthew Revert), en el que el protagonista vive acosado por el hecho de que si se excita corre el riesgo de eyacular pequeños albañiles bigotudos con tendencia a alicatar lo primero que se les cruce, ahí lo dejo. Y Pequeña Miss Ultrasonido (Robert Devereaux), que cuenta como sería un concurso de belleza de fetos…

Orgía fantástica (Carlton Mellick III) es de los mejores de la antología. Describe un mundo donde hay miles de ETS y cada una te da una capacidad especial. Las hay que te cambian el color de piel o de sexo, las hay que te hacen crecer las tetas y las hay que hacen que te vibren los genitales… que es la que está buscando el protagonista porque a su chica le pone mucho. Para conseguirla se colará en un local de intercambios sexuales y a partir de ahí el relato. Es grandioso como Mellick va dando vueltas sobre vueltas al concepto hasta un final tan maravilloso como absurdo. Es probablemente el relato más compacto del libro. Y no podía ser menos ya que Mellick es el “padre” del movimiento.

Carlton sonriendo con gesto maníaco en una fotografía en blanco y negro que se ve borrosa
He aquí a Carlton Merllick III, en una de sus mejores fotos. No pongas su nombre en Google, créeme, no quieres hacerlo.

Pero mis relatos favorito son Bailarina exótica (Violet LeVoit), que es el monólogo interno de una streaper durante una noche de trabajo, pero a mí me enamoró por lo sencillo y brutal. De alguna forma me recuerda a Última voluntad y testamento de Jacqueline Ess de Clive Barker, un must indiscutible. Y Gigantas sentadas en la bahía de Berangkat (Tamara Romero, única autora española de la antología) en el que un día aparecen gigantes por todo el mundo y se plantan por ahí a mirar a la humanidad. Comparado con los demás puede parecer hasta aburrido, pero a mí me gustó mucho por todo lo que cuenta sin ponerlo en letras.

En la mitad de la tabla quedan: Dinámica de clase (D. Harlan Wilson), una historia sobre la falta de empatía y lo que pasaría si los profesores pudieran llevar pistolas (y usarlas) libremente. La Noche de las chonis (Grant Wamack), una invasión zombie pero con dobles robóticas de Miley Cyrleus, no digo más. Y el El vendedor de dildos a domicilio (Kevil L. Donihe), en el que un tipo dedicado a tan noble oficio se las tiene que ver con sus clientes y con Dios.

Para el final dejo los dos relatos que me parecen menos buenos. Pastel de terciopelo azul (Laura Lee Bhar), que tiene su gracia, planteándonos una misma situación desde diferentes puntos de vista, hasta llevarnos a un final inesperado. Pero que me resultó muy poco bizarro. Es el penúltimo relato, uno llega hasta él a todo trapo, ya ha leído los nueve cuentos anteriores, le ha cogido el pulso a esto del bizarro y entonces… ¿una historia de amor y traición? ¿sin más? Really, queen?

Pero aún así está por encima de Señor Felpa, detective (Garrett Cook). El relato tiene una premisa muy parecida a ¿Quién engañó a Rober Rabbit? (Robert Zemeckis, 1988) pero con peluches en lugar de dibujos animados. Intenta jugar a contar una historia más grande que el propio relato, pero hay muchas cosas que hacen aguas. No es ni la mitad de desquiciado que Orgía fantástica, que lo precede, pero tampoco es ni la mitad de sólido. Una pena, porque tiene potencial.

A estas alturas creo que ya te haces una idea de cómo se las gastan los bizarros. Y no sé a ti, pero a mi sus ganas de incordiar me seducen, aunque tengan momentos de súbita estupidez. Como dice una cita de The Guardian, que los chicos de Orciny han usado bastante en la promoción del libro, “Merece la pena leer cualquier género literario que sea capaz de ser bueno y malo al mismo tiempo”.

pd. A esta antología le acaba de salir una hermana mayor: Monstruos BizarrosCon el buen sabor de boca que me ha dejado esta seguro que cae una reseña de la nueva. A ver si puedo liar a Hugo Camacho para que me responda unas preguntillas sobre el género y sus planes al respecto para hacer una “Reseña Enriquecida” 😉

Ficha técnica
Título: Bienvenidos al Bizarro
Autor: Varios Autores
Traductor: Hugo Camacho
Género: Bizarro (¡salve!)
Editorial: Orciny Press
Fecha de publicación: Febrero 2017
Nº de Páginas: 258
Precio: 15,95 €
Valoración: Ropa interior húmeda

¿Lo has leído? ¿Qué te pareció? ¿Has leído algo más del género? Yo ya tengo en cola alguna novela bizarra más.


  • La imagen de la portada pertenece a Orciny Press
  • Y la fotografía de Carlton Mellick III (aunque parezca mentira) la publicó él mismo en su Myspace
  • Si te gusta la ficción especulativa salida de madre, como la que propone Bienvenidos al Bizarro seguro que hay más artículos en el blog que pueden interesarte. ¡Echa un vistazo en el Menú para acceder a todo el contenido!
  • Y si quieres que te mantenga al tanto de otras novedades como esta suscríbete a mi lista de correo con el formulario que está aquí debajo. Cada mes recibirás una puesta al día de lo que he publicado y lo que pienso publicar. Además, hay contenidos y regalos exclusivos para los suscriptores 😉

¿Quieres suscribirte a mi lista de correo?




¿Te gustó? ¡Compártelo!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *